La guerra de los mundos, por Orson Welles

La guerra de los mundos es una novela de ciencia ficción escrita por Herbert George Wells y publicada por primera vez en 1898. En 1938, Orson Welles hace una adaptación de La Guerra de los Mundos, a un guión de radio, que fue narrado en forma de noticiero, transmitida por primera vez el 30 de octubre.                                                                 Narraba la caída de meteoritos que, después, corresponderían a naves de marcianos que destruirían las fuerzas de EUA usando una especie de “rayo de calor” y gases venenosos. Al comienzo de la transmisión, se informaba que se trataba de una dramatización de la obra de Wells, sin embargo, algunas de las personas que lo empezaron a escuchar después de la introducción del programa, entraron en un ataque de pánico, pensando que lo que escuchaban era real, que las explosiones y el desastre que se escuchaba, estaba siendo grabado en vivo.                                                                                                                              Las personas se convencían de poder oler el gas veneno, y de sentir los rayos de calor, justo como lo decían en la radio. Incluso reportaban algunos, haber visto marcianos, así como llamas de la batalla.                                                                                                                 A lo que el psicólogo Hadley Cantril trataba de explicárselo, diciendo que la mente no funciona como videocámara, sino que interpretamos la información como es procesada. Según Cantril, de los 1.7 millones de personas que escucharon la novela, 1.2 estaban realmente emocionados.                                                                                                                  Los investigadores tratan de descubrir por qué se apanicaron tanto, aún cuando hubo personas que no escucharon la introducción, y fueron capaces de distinguir que no se trataba de hechos reales, y es que algunos estaban tan apanicados, que no pudieron considerar que la velocidad en la que los eventos estaban ocurriendo era muy acelerada, por lo tanto, no podría ser real. Algunos de los investigadores aseguraron que los radioescuchas con menos educación básica, instantáneamente supieron que lo que estaban escuchando, era una dramatización. De hecho, algunas personas pensaron que se trataba de una invasión de los alemanes.                                                                               Existe hoy, una controversia, que radica en la cuestión de si podría o no volver a suceder esto en nuestros tiempos; considero que la tecnología esta muy avanzada, y la información fluye muy rápido, el problema es que muchas personas no están afiliadas con la tecnología, no saben y no les interesa aprender a usarla. Aunque es un dilema muy profundo porque, precisamente como la información corre muy rápido, una noticia falsa, así como una noticia real, pueden ser difundidos muy fácilmente, por cualquier persona que tenga acceso a la red.

Acerca de Diana Michelle Chayo Ferrero

LPM - Comunicacion Y Produccion De Medios
Esta entrada fue publicada en Primeros Estudios y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.