Comunicación de masas

                          Por: Mariana Mendoza

Los medios masivos de comunicación, forman ya parte de nuestra vida diaria y ya es inimaginable nuestra vida sin ellos, gracias a esto dichos medios han causado controversia e intriga a lo largo de los años. Como bien sabemos la comunicación hacía las masas comenzó siendo de manera unidireccional y era imposible que el receptor emitiera respuesta alguna hacía el medio por lo cual el proceso comunicativo estaba incompleto.

Una de las teorías que habla sobre el efecto de los primeros medios masivos hacía la población receptora es la teoría de la aguja hipodérmica. Su principal referente fue Harold Lasswell quien en 1927 expresó que este efecto estaba presente en la propaganda de la Guerra Mundial, donde consideraba que dicha propaganda era uno de los instrumentos de persuasión más poderosos de la época.

El proceso de esta teoría yace en que se crea un estímulo o un mensaje tan imponente para el receptor que se “inyecta” en él y se persuade o manipula de alguna manera a como el medio lo desease y así se termina aceptando lo que se les expone sin contradicción alguna.

Este proceso ha ido cambiando a lo largo de los años, donde ahora la persuasión del medio no es tan simple como parece y ahora los receptores son capaces de discernir entre los que les favorece del medio y lo que no, además de que ahora ya es posible la retroalimentación o el feedback de los receptores a los medios masivos y viceversa gracias a la llegada del Internet, lo que además ha ido haciendo mucho más complejo el modelo comunicativo y no sólo se limita en emisor, receptor y mensaje.

 No obstante, no se puede descartar del todo que siga existiendo una persuasión por parte del medio que tal vez no se esté presentando de la misma manera que en los inicios del medio pero que si influya en la vida diaria de sus receptores si no se cuenta con una preparación o educación previa.

Acerca de Mariana Mendoza Espinoza De Los Monteros

LPM - Comunicacion Y Produccion De Medios
Esta entrada fue publicada en Primeros Estudios. Guarda el enlace permanente.